Seleccionar página

2022: EL AÑO EN QUE VOLVIÓ EL RENT A CAR

por Mar 17, 2022

 

Han sido dos años muy duros pero ya vemos la luz al final del túnel. Queremos decirlo claro: desde Aneval, la asociación cinco estrellas del rent a car, seguiremos trabajando para hacer de la crisis oportunidad, ya sea la pandemia o la falta de microchips, y a poner buena cara cuando haga mal tiempo, siempre con un objetivo claro: dar el mejor servicio al cliente.

Recapitulemos. Todo cambió en marzo de 2020 en forma de pandemia mundial. No vamos a recordar todas las calamidades del primer y más estricto confinamiento, pero sí nos detendremos en nuestro sector: de la noche a la mañana, decenas de miles de coches se quedaron inmovilizados, envueltos en plástico; los visitantes internacionales desaparecieron y al cierre del año nuestra facturación se hundió hasta un 90% en destinos muy turísticos como Baleares o Canarias en un país muy turístico como es España.

Afortunadamente entonces los fabricantes de automóviles, socios nuestros de largo recorrido y con quienes estamos condenados a entendernos en este complejo ecosistema de la automoción, fueron muy comprensivos con nuestra situación y el Gobierno incluyó al sector en los ERTE, lo que evitó daños mayores.

Mientras las restricciones pandémicas iban y venían en función de la intensidad de las nuevas variantes que surgían, en el segundo semestre de 2021 empezó el segundo contratiempo ajeno a nuestro modelo de negocio pero con un impacto directo sobre la automoción: la fuerte recuperación económica en el mundo global y el consiguiente aumento de la demanda provocaron una ruptura en las cadenas de suministros cuyo efecto fue una crisis de desabastecimiento de semiconductores y microchips. Esto redujo la producción de vehículos, algo que golpeó de lleno a nuestras flotas.

Normalmente, nueve de cada 10 vehículos del rent a car son automóviles nuevos suministrados por los fabricantes en contratos de buy-back: a los 8-9 meses, los propios fabricantes los recompran y los sacan al mercado de ocasión. Toda esa cadena de valor de la que formamos parte se alteró completamente con la crisis de suministros.

Entonces nos pusimos manos a la obra, priorizando en todo momento al cliente: multiplicamos las conversaciones con los fabricantes, a los que venimos pidiendo claridad y visibilidad en los plazos de entrega para poder planificar la disponibilidad de vehículos; asumimos un importante coste financiero en nuestras cuentas de resultados al no desprendernos de flota que normalmente sacaríamos al mercado de segunda mano: por ejemplo, alargando el buyback más allá de los nueve meses; igualmente, estiramos la duración de los coches en propiedad y nos pusimos a buscar canales alternativos para obtener coches de manera puntual a través de la importación.

Así, las perspectivas dicen que vamos a llegar a Semana Santa de 2022 con un boom de turistas internacionales similar a antes de la aparición del Covid-19, como arrojan estos días todos los indicadores turísticos. Y, a pesar de contar con una flota menor por los problemas antes mencionados, hemos hecho todo cuanto estuvo en nuestra mano para contar con el mayor número de vehículos.

Somos optimistas, y de la misma manera que hemos sorteado los obstáculos con flexibilidad y mucho esfuerzo, vamos a encarar con el mismo vigor la tercera dificultad global: el pasado 24 de febrero Rusia invadió Ucrania, violando la soberanía de este país y el derecho internacional.

Es un conflicto que preocupa mucho al sector: el precio del carburante ha marcado máximos históricos inmediatamente después de la agresión. Además, Rusia es uno de los mercados automovilísticos más grandes del mundo (1,6 millones de vehículos fabricados en 2019) y tanto este país como Ucrania exportan materias primas fundamentales para la automoción como acero, aluminio, níquel, litio, paladio o gas neón. Casi todas las fábricas de vehículos rusas ya han anunciado que paralizan la producción por escasez de materiales.

Pero seguimos en pie. Ni la pandemia ni la crisis global de suministros ni la guerra van a conseguir frenar al rent a car. Creemos que 2022 va a ser definitivamente un año de transición y muy de recuperación. Tan solo pedimos dos cosas al cliente: que valore el esfuerzo ingente que venimos realizando las alquiladoras desde hace dos años para garantizarle movilidad. Y, un consejo más práctico, que reserve su vehículo cuanto antes, para conseguir el mejor vehículo al mejor precio.

 

El rent a car propone un bono de movilidad sostenible y nacional para afrontar las restricciones de las nuevas Zonas de Bajas Emisiones

El rent a car propone un bono de movilidad sostenible y nacional para afrontar las restricciones de las nuevas Zonas de Bajas Emisiones

Aneva plantea un bono de movilidad sostenible nacional que incluya todas las fórmulas de movilidad actuales, entre ellas el coche de alquiler, como alternativa para hacer frente a la entrada en vigor en 2023 de las nuevas Zonas de Bajas de Emisiones (ZBE) que afectará a 149 municipios en los que residen 25 millones de españoles, o lo que es lo mismo, el 53% de los habitantes de nuestro país (INE).

El rent a car derivará este año al mercado de ocasión la mitad de coches para asegurar la disponibilidad de flota

El rent a car derivará este año al mercado de ocasión la mitad de coches para asegurar la disponibilidad de flota

Las alquiladoras aportarán este año al mercado de VO la mitad de coches, 71.321, que en 2020, resultado de los esfuerzos que están realizando las compañías para asegurar vehículos y garantizar la disponibilidad de flota a sus clientes, dada la reducción de coches que ha sufrido el sector, la asociación que representa a más de la mitad del mercado del rent a car.