Seleccionar página

Las grandes del rent a car piden a Carmena que no multe a los vehículos con pegatinas defectuosas que entren a Madrid Central

por May 7, 2019

Hasta el 5% de los adhesivos recibidos para nueva flota en el último mes tienen taras

Aneval, la asociación que agrupa a los cinco grandes exponentes del rent a car en España, ha pedido al Ayuntamiento de Madrid que evite sancionar de manera provisional a los vehículos de alquiler que no lleven en el parabrisas la etiqueta medioambiental necesaria para acceder a Madrid Central al tratarse de una causa de fuerza mayor motivada por una remesa de pegatinas defectuosas. 
 
Aneval explica que entre el 2% y el 5% de las pegatinas recibidas para nueva flota en el último mes están defectuosas debido a un cambio del material con el que la Fábrica de Moneda y Timbre (FNMT) viene produciendo estos adhesivos y que hace prácticamente imposible su pegado en el parabrisas, lo que obliga a llevarla en la guantera como solución provisional.
 
Desde Aneval son conscientes de que con esta decisión se exponen a multas de 15 euros por vehículo que acceda a Madrid Central sin distintivo medioambiental, pero insisten en que la paralización de la flota y la falta de respuesta al cliente para servir el vehículo a tiempo tiene un coste sobre el negocio que difícilmente pueden asumir.
 
Si bien Aneval respalda la iniciativa de la nueva zona cero emisiones Madrid Central puesta en marcha por el consistorio de Manuela Carmena para reducir la contaminación y favorecer la movilidad en la almendra urbana, considera que el criterio de filtrado del tráfico de acuerdo a una “pegatina física” resulta anacrónico e inoperativo cuando podría hacerse digitalmente a través de la placa de matrícula como se hace ya con las tarifas de aparcamiento en la zona SER.
 

Esta situación extraordinaria generada ahora con las pegatinas defectuosas viene así a sumarse a una coyuntural que no es otra que el coste de más de dos millones de euros generado por el desembolso para la compra de pegatinas y por tener inmovilizada la flota hasta su recepción para poder circular; sin olvidar el problema logístico que genera localizar los vehículos por toda la geografía española y mandar por mensajero la pegatina con su número de matricula pues, como recurdan desde Aneval, “las flotas de rent a car son dinámicas y susceptibles de circular por Madrid en algún momento de su vida”.